El estudio, publicado en la revista npj Urban Sustainability, sugiere que las ciudades de baja y media densidad son más amigables con el medio ambiente que sus contrapartes de gran altura y densidad.